CRITERIOS DE ELABORACIÓN

CRITERIOS FUNDAMENTALES EN LA ELABORACIÓN DE NUESTRA CERVEZA VOLAERA.

La elaboración de una cerveza artesanal no tiene nada que ver con el proceso industrial de las cervezas más comerciales. Por eso, su sabor tampoco tiene nada que ver con ellas. Al apostar por un proceso artesanal no solo se eligen unos valores y criterios, también se ofrece al consumidor la garantía de una cerveza verdaderamente deliciosa, con un sabor puro e inigualable. El uso de técnicas naturales y artesanales, herederas de las tradiciones más cerveceras, está presente en cada una de las fases de elaboración de la cerveza VOLAERA, así se consigue un producto único, fresco y natural.

El proceso de producción se divide en cuatro etapas que vamos a repasar poco a poco. ¿Queréis saber un poquito más de cada una de ellas?


Molturado - Para poder obtener la mejor cerveza, necesitamos tomarnos en serio este proceso, mediante el cual, el grano de malta se muele. Es importante que el grano se “chasque” en su justa medida, pues una malta demasiado entera o una harina en exceso triturada, condicionarían todo el proceso, impidiendo una calidad como la que estamos buscando.

Durante este proceso conseguimos: la extracción del almidón, la acción de las enzimas, la obtención del azúcar…

Pasado el tiempo correspondiente, retiraremos el grano, consiguiendo así el bagazo, que no es otra cosa que la cebada mojada. En VOLAERA, todos los materiales se reutilizan, para hacer un proceso sostenible y natural. Por ello, nuestro bagazo pasa a convertirse en comida para el ganado, un alimento muy apreciado por granjeros por sus beneficios para los animales.

Cocción - Ahora mismo, nuestro proyecto de cerveza es un espeso jarabe muy dulce. Es el momento de cocerlo con el lúpulo, el ingrediente que le dará su sabor definitivo. Para ello, echaremos lúpulo en distintas fases para conseguir, en cada una de ellas, extraer una propiedad distinta de nuestra preciada planta.

El primer lúpulo le dará el amargor tan característico de toda cerveza.

El segundo lúpulo le otorga su sabor.

El tercer lúpulo le añadirá su característico aroma.

- Fermentación. Una vez que nuestro caldo ha cocido y los lúpulos han volcado en él sus diferentes magias, es el momento de bajar la temperatura a la cerveza para proceder a la fermentación. El fermentador será el aparato que entre en juego en este momento. En él, verteremos nuestro líquido y le añadiremos la levadura, el último de los grandes ingredientes que una cerveza necesita y el que hace el “milagro” de convertir el mosto en cerveza. La cerveza pasará por dos fermentaciones diferentes: La primera fermentación dura entre cinco y diez días y, con ella, conseguiremos la densidad final del producto. Aquí resulta muy importante vigilar la temperatura de la cerveza, que ha de ser constante para que el proceso no se vea alterado. En la segunda fermentación, se produce una vez embotellada la cerveza, en este momento termina de madurar y se genera de manera natural el carbónico final de nuestro caldo. Ahora es cuestión de espera. El tiempo para considerar que la cerveza esté lista varía dependiendo de cada estilo.

Y, ahora, sí: ¡a servir una VOLAERA y a disfrutar de lo mejor de ellas!.

 

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

  • DOBLE FERMENTACIÓN
    Volaera cerveza artesana
  • SIN FILTRAR
    Volaera cerveza artesana
  • SIN PASTEURIZAR
    Volaera cerveza artesana
Photo

DOBLE FERMENTACIÓN.

Se conoce como segunda fermentación al proceso donde se transfiere la cerveza que se estuvo fermentando a otro envase para que siga fermentado ... Por otra parte las levaduras, luego de hacer su trabajo, con el tiempo mueren lo que puede causar que la cerveza obtenga olores o sabores que no deseamos.

Photo

SIN FILTRAR

El filtrado de las cervezas que son producidas masivamente tiene por objeto presentar un a cabado cristalino y sin partículas, sacrificando en su mayor parte sabores acambio de una cerveza más "limpia", que se supone es más atractiva al consumidor. Las cervezas sin filtrar conservan todos los sutiles sabores de su producción, y muestran una cierta turbidez. El sedimento que puede presentar no es más que el testimonio de haber sido producida con métodos artesanales. ¡Que las disfrutes!

Photo

SIN PASTEURIZAR.

Una cerveza sin pasteurizar es cerveza «viva», que contiene microorganismos vivos como la levadura. El alcohol de la cerveza mata las bacterias dañinas, por lo que la cerveza no pasteurizada no es un riesgo. La cerveza sin pasteurizar tiene beneficios para la salud.

PROCESO DE ELABORACIÓN

blog-post

Pasión por la malta.

La elaboración de nuestra cerveza, se inicia con la cebada, que tras un proceso de germinación y posterior tueste se convierte en MALTA, se combina con el AGUA y después del proceso de cocción a diferentes temperaturas se consigue un mosto dulce. Seguidamente le añadimos el LÚPULO. Las sustancias amargas de las flores femeninas del lúpulo contribuyen al característico sabor, aroma y amargor de la cerveza así como conservante natural.

blog-post

Alcohol 100 % natural.

El alcohol, el gas carbónico y gran parte de las sustancias aromáticas que contribuyen favorablemente al bouquet se producen durante el proceso de la primera fermentación de los azúcares, proceso que se lleva a cabo mediante acción de la LEVADURA cervecera, microbiológicamente pura.

Para ello, empleamos una de las mejores levaduras.

blog-post

Sin prisas.

Tras el embotellado, se procede a una segunda fermentación en botella durante un tiempo y controlado por temperatura, esto hace que consiga el gas propio y la maduración de las levaduras para darle el sabor que caracteriza a nuestra cerveza. El tiempo que tardamos en poner una cerveza en el mercado, desde su elaboración, son de 40 días. Nunca pondremos nuestra cerveza en el mercado, sin tener este tiempo.

 

Clientes satisfechos